Naomi Woods y Karla Kush como locas por comerse ese pollón negro