Brooke Wylde tenía miedo de la monstruosa polla de su vecino negro